Proudly announcing the

Winston Dwight Cabello international house fellowship

 

The Winston Dwight Cabello International House Fellowship at The University of California at Berkeley

This fellowship represents a unique cooperation among the Graduate Division of the University of California at Berkeley, the International House at Berkeley and the Cabello Family. The Fellowship covers two years of doctoral level work, room and board at the International House, and a stipend.

The Cabello family and friends have established this Fellowship to honor the memory of Winston Dwight Cabello, a victim of the Caravan of Death during the 1973 military coup in Chile. The idea of the fellowship is an appropriate legacy to Winston’s life and ideals. He followed his father’s path as a teacher and later became an economist and worked in the Allende government. As Winston always valued education, the family and friends feel that Winston’s ideals will live on through this fellowship. The logical university to realize this dream was the University of California because many members of the Cabello family earned their degrees there. Additionally, the Cabello family owes a debt of gratitude to many members of the university who were instrumental in helping several family members to obtain safe passage to the United States following the military coup in Chile.

The International House at Berkeley, with its ideals of a common humanity, and its mission of fostering fellowship, understanding, and mutual respect across cultural and national lines, will nurture the Winston Dwight Cabello International House Fellows to achieve academic and intellectual growth.

If you are interested in applying for this Fellowship, contact the graduate division of the University of California at www.berkeley.edu/applying/index.html#grad

If you are interested in contributing to the Fellowship fund, please contact us by e-mail at  mailto:fellowship@WinstonCabello.org  or call 1-510-452-0200.

 

 

Winston Dwight Cabello

en memoria a wito y las victimas de la caravana de la muerte

 

Veronica Silva viuda de Cabello, Marcela y Susan Cabello

 

El mundo que vivió Wito esta impregnado por la necesidad que los jóvenes tuvieron de ver que la sociedad chilena alcanzara el desarrollo. Por eso, como hijo de profesor, entendió que cualquier sueño era imposible de realizar si las personas no se preparaban adecuadamente, visualizando en la educación un pilar fundamental que permite a las personas tener la posibilidad de poder elegir el mundo en el cual quieren vivir. Y ese mundo soñado donde las acciones se encaminaban hacia la solidaridad y cooperación, la necesidad de educación se hace visible a los ojos de Wito al elegir como primera profesión la Educación ejerciéndola con alegría, cariño y respeto hacia quienes estaban preparándose para tener un futuro mejor.

La sociedad en permanente cambio tiene la oportunidad de ver sus acciones, buenas y no tanto, a través de quienes tienen la capacidad de ver mas allá de lo inmediato, viendo que los problemas son solucionables teniendo como herramienta la preparación académica.

Wito dejo sus apuntes de clases, en ellos se ve la dedicación y también el esfuerzo por entregar fielmente las bases necesarias para enfrentar con seguridad las distintas materias de aprendizaje escolar…y más que eso, ser capaces de enfrentar la vida de mejor manera y de tener las agallas para imponernos nuevos desafíos.

Susan Cabello

 

 

Declaracion de Veronica, Marcela y Susan

El amor formó nuestra familia. El odio, la intolerancia y la brutalidad nos arrebató la vida de nuestro querido Winston, de golpe, nos hemos visto involucrados por 30 años en la búsqueda de la verdad y con las ansias permanentes de obtener justicia.

Hoy, a pocos días de cumplirse un año más del paso de la Caravana de la Muerte por la ciudad de Copiapó, donde 13 personas murieron dejando un espacio vacío en sus hogares y, gracias a los resultados de este juicio realizado en Estados Unidos, nos sentimos ciertamente privilegiadas y esperamos representar a quienes han mantenido una lucha permanente y anónima por descubrir la verdad en cada rincón de Chile en los que se ha derramado sangre de inocentes tal como han actuado los familiares de Winston que han colaborado de una u otra manera en dar los pasos necesarios para empujar esta causa.

Esperamos, sinceramente, que todos los familiares de quienes fueron asesinados por miembros de la comitiva liderada por Sergio Arellano Stark, en la cual participó activamente Armando Fernández Larios, vean en este juicio un paso más para mitigar el dolor de la ausencia de sus seres queridos. Especialmente, hablamos por la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos de Copiapó, por quienes cargan en sus espaldas el sufrimiento, la impotencia, el sueño y la necesidad de que todo comience a cambiar.

Se da un paso, la justicia aplicada en tierras extranjeras, en este caso aquí en Miami, es vital para hacer vigente la discusión en Chile sobre la necesidad de realizar reformas legales profundas que permitan hacer efectiva la justicia, en particular la eliminación de la ley de amnistía que ha sido por años uno de los grandes obstáculos para la solución de crímenes ocurridos durante la dictadura militar de nuestro país.

Queremos compartir especialmente este resultado con las familias de Magindo, Ricardo y Benito, asesinados en los alrededores de Copiapó, porque ellos no han sido encontrados y se vive en el temor de no encontrar ni siquiera la justicia que merecen.

Finalmente, queremos agradecer a los abogados por el esfuerzo realizado al tratar de entender los hechos en el contexto histórico de lo sucedido en un país lejano, motivados por la búsqueda de verdad y justicia, creyendo firmemente en la honorabilidad, bondad y calidad humana de nuestro amado Winston Cabello.

Verónica Silva, viuda de Winston Cabello

Susan y Marcela, hijas

Miami, Florida

15 de octubre, 2003

 

Si desea comunicarse con nosotros, escribanos a postmaster@WinstonCabello.org

Nos gustaria recibir informaciones,  pensamientos o articulos relacionados con Winston, o victimas de La Caravana de la Muerte, para publicar en esta pagina web.

 

El Caso Cabello vs. Fernandez Larios (Version en Ingles)

 

The trial against Pinochet operative Armando Fernandez Larios for the torture and murder of Chilean Economist Winston Cabello ended in victory on October 15, 2003. A Miami jury found Fernandez, in his role as a member of Caravan of Death a military squad acting under orders from Chilean dictator Augusto Pinochet liable for torture, crimes against humanity, and extra judicial killing.  They awarded four million dollars in compensatory and punitive damages to Elsa Cabello, Zita Cabello-Barrueto, Karin Moriarty, and Aldo Cabello. They are Winston's mother, sisters, and brother all of whom now live in the Bay Area. Winston was one of the 70 or more civilians executed by the Caravan.  The trial marks the first time any Pinochet operative has been tried in the United States for their role in human rights abuses committed in Chile, as well as the first jury verdict for crimes against humanity in the United States. The verdict also coincided with the fifth anniversary of the arrest of Augusto Pinochet in London. Pinochet was being sought for having ordered the deaths that took place during the Caravan of Death. While Pinochet was never brought to justice, at least there was an acknowledgment by the court in this case that what the Caravan did to Winston Cabello and others constituted a crime against humanity.

The jury found Fernandez liable as a member of the Caravan for conspiring to commit, and aiding and abetting in, the torture, cruel and inhumane treatment, and extra-judicial killing of Mr. Cabello. The Caravan of Death traveled through Chile by helicopter to different towns within weeks after the 1973 Pinochet-led coup etat ordering the deaths of political prisoners detained by Pinochet's military junta.

 A Chilean amnesty law prevented Fernandez prosecution in Chile, and U.S. criminal laws do not permit prosecution for summary killings committed abroad, or for torture committed abroad before 1994. The civil suit brought by Cabello family, therefore, was the only avenue available to them to pursue justice against Fernandez Larios.  Fernandez came to the United States in 1987 after reaching a plea agreement with federal prosecutors in which he pleaded guilty to covering up the responsibility of the Chilean secret service for its responsibility for the 1976 car-bomb assassination of former Chilean ambassador Orlando Letelier and his American assistant Ronni.  After serving a five-month federal prison term, Fernandez moved to Miami-Dade County.

Robert Kerrigan, of Kerrigan, Estess, Rankin & McLeod based in Pensacola, Florida, &  Leo Cunningham, a partner with the firm of Wilson Sonsini Goodrich & Rosati, in Silicon Valley, California, were co-lead counsel in the case and provided their services pro bono.  The case against Fernandez Larios was born out of the large number of inquiries received by CJA following the arrest of Chilean former General Augusto Pinochet in London in mid-October 1998. CJA developed a project to respond to the needs of Chilean exiles in the U.S., many of whom wanted to support or assist in the prosecution of Pinochet or to seek redress against his subordinates known to be in the U.S. In response, CJA established satellite legal intake clinics in San Francisco, San Jose, Stockton, Los Angeles, and New York that allowed CJA to obtain information about these individuals experiences and needs in an effort to assess the best means of assistance.

As a result, CJA sought the release of classified information in U.S. government files related to crimes committed by Pinochet and his subordinates, helped Chileans in the U.S. to present their testimony to prosecutors in Spain and Chile and coordinated efforts with similar organizations internationally, facilitated referrals for appropriate counseling through Survivors International, a torture treatment center in San Francisco; and filled the case against Fernandez Larios on behalf the Cabello family after it was established he was living in Miami.

Año 2, N.45, Domingo 28 de septiembre de 2003
 
Homenaje a Winston Cabello
( Escribe Roberto Pizarro )

La Caravana de la Muerte llegó hasta donde se encontraba Winston. Lo sacó de la cárcel y sin mayor trámite terminó con su vida cuando apenas estaba en sus 28 años. Todos los crímenes cometidos por la dictadura fueron injustificados y atroces. No hubo causas, no hubo juicios, no hubo derecho a la defensa, no hubo guerra. Se actuó contra personas desarmadas. Por eso es que Pinochet, Arellano, Contreras y Fernández Larios son responsables de genocidio. Pero el mayor de todos los crímenes fue el asesinato de Winston Cabello. Es que ni siquiera era un activista político y lo saben todos aquellos que lo conocimos durante su corta vida como estudiante y profesional.

Durante los largos años de nuestro exilio, mi esposa Alicia y yo, ambos amigos de Winston - y creó que también todos los que lo conocieron en la Escuela de Economía- nos acordamos muy especialmente de él. Por ello no vacilamos en calificar este asesinato como uno de los actos más cobardes que se cometieron durante el régimen del oprobio. Tenemos muy presente la figura de Winston en los patios de la Escuela de Economía, con sus ojos dulces y achinados, su expresión tranquila y bondadosa. No participaba directamente en política, aunque probablemente tuviese su corazón en la izquierda, en momentos en que todo Chile soñaba con construir una sociedad más justa. Era un miembro activo del grupo folclórico de la escuela, junto al Pato Barrueto, su cuñado y a Zita, su hermana entrañable. Cantaba las canciones de Violeta Parra y de Víctor Jara y nos enseñaba los bailes típicos de nuestra tierra.

El trabajo profesional de Winston comenzó en la otrora Oficina de Planificación en Santiago y luego gracias a sus propios méritos y a su interés por el norte de Chile llegó a ser el Director Regional de Planificación en Copiapó. Aunque no seguí la trayectoria profesional de Winston entre 1970 y 1973, yo estoy seguro que como director de Odeplan su trabajo lo dedicó por entero al servicio publico. Y estoy mas seguro aún que este hombre bueno y generoso jamás pudo haberse creado odiosidades y tener enemigos. Entonces, el asesinato de Winston solo lo pudo cometer alguien que no lo conociera. Cualquiera que alguna vez hubiera mirado sus ojos tiernos no habría podido disparar, su mano habría temblado. Los asesinos vinieron desde Santiago. Fueron los de esa caravana del Apocalipsis y el responsable directo de la ejecución, Fernández Larios.

Los de la Escuela de Economía de la calle Republica rendimos sentido homenaje a Winston Cabello. Somos solidarios con su familia, con su dolor y esfuerzo por encontrar la verdad y hacer justicia. Zita y su familia se lo merecen. Pero, además, porque nuestro homenaje a Winston es al mismo tiempo la reivindicación de los nombres de todos esos jóvenes que cayeron en el período de la tragedia de Chile; de los estudiantes, profesores y funcionarios administrativos de la Facultad de Economía Política. Se ensañaron con nosotros. Suprimieron nuestra Facultad y sufrimos la muerte, la tortura y el exilio. Los inquietos, los cuestionadores, los que se formaron en la crítica deberían ser duramente castigado según la lógica oligárquica y de los que siguieron sus instrucciones. Pero, además, los represores y sus ideólogos quisieron darle una señal inequívoca al país, instalando el cuartel central de la CNI en el mismo lugar donde habíamos estudiado, dónde se habían formado varias generaciones de economistas, desde la época de Pedro Aguirre Cerda.

Pero la verdad es que a la larga no nos ganaron en lo fundamental, ya que quedo impregnada en nuestra piel la sed de libertad, democracia y justicia que aprendimos precisamente en los patios y en las aulas de la casona de Republica. En las próximas semanas, rendiremos un homenaje a todos nuestros compañeros asesinados por exigencias de la intolerancia y de los intereses de los poderosos: diez estudiantes de la Escuela de Economía, en sus años de plenitud y cuatro economistas, entre los cuales se encontraba Winston Cabello. Como testimonio de reconocimiento y de que no nos hemos olvidado colocaremos en el patio, dónde ahora se encuentra la Escuela de Economía, una escultura que llevará una placa con los nombres de todos nuestros mártires.

En nombre de los que conocimos la felicidad y el dolor en la Escuela de Economía, de los que aprendimos que la ciencia y la técnica deben estar al servicio de las mayorías, le decimos a la familia Cabello que anhelamos, igual que ellos, justicia para Winston Cabello. Esperamos que Fernández Larios y su pandilla de la Caravana de la Muerte paguen por el crimen de nuestro querido compañero. Porque sólo si no hay olvido y existe efectiva justicia se logrará materializar ese "nunca más" que la inmensa mayoría de los chilenos desea para nuestro país.